Russell Comunidad Virtual Russell
Temas de salud mental
Directora Lic. Beatriz Bacco | Creada por el Dr. Jorge Bekerman.
Contacto
 
Inicio Inicio
Contenidos
 
Comunidad
 
Servicios
 
Suscríbase a nuestro Boletín R
que difunde novedades de la Comunidad Virtual Russell y otras instituciones relacionadas con temas de salud mental en todos los ámbitos, incluyendo cursos, jornadas, seminarios, congresos, presentaciones de libros, entre otros.

Suscribirme

Curso Virtual
Los conceptos freudianos en la clínica contemporánea
Dr. Osvaldo Delgado
Editora: Lic. Beatriz Bacco

Argentina: $3200
Formas de pago: Tarjeta de crédito, tarjeta de débito VISA, en efectivo; depósito o transferencia bancaria
Otros países: U$S110
Formas de pago: Tarjeta de crédito vía PayPal. Giro por Western Union.

INSCRIBIRSE AHORA

 

Los conceptos freudianos en la clínica contemporánea - Comunidad Russell - Contenidos - servicios y educacion a distancia - cursos psicoanalisis

Fundamentos
El valor epistemológico del obstáculo en la reforma de la razón freudiana

Sigmund Freud (1856-1939).

I
El primer modo en que aparece la cuestión del obstáculo en la obra de Freud, es bajo las especies de una incompatibilidad entre un pensamiento y el yo. Una contradicción, un conflicto. Ahora bien, ¿por qué esa incompatibilidad? Por cobardía moral no quiere saber.

Se trata del método de defensa y de una elección del sujeto.

Son métodos de defensa del yo, pero este mismo se halla infiltrado por el trauma. Nuevo obstáculo en los inicios mismos. El traumatismo es esa incompatibilidad misma.

Si la escisión de la conciencia explícitamente parece referir a una intencionalidad -como acto volitivo- en verdad, la noción de resistencia, lo compulsivo del síntoma, la fuente independiente de displacer y el incremento del padecimiento en la cura, desbordan ese argumento.

¿Qué es lo que Freud -en esos momentos iniciales- va a llamar directamente "obstáculo", más precisamente, "obstáculo externo"? Es a la persona del médico.

Punto de detención de la emergencia de los recuerdos, vía la rememoración y los comentarios sobre el analítico. Precisamente, el caso inaugural Ana O., da cuenta de ese obstáculo, que posteriormente va a hallar su estatuto conceptual, en la articulación transferencia – resistencia. En este punto, debemos destacar que la transferencia negativa, va a dar cuenta de un obstáculo fecundo mayor.

Si nos guiamos por esta perspectiva, el psicoanálisis es una teoría del obstáculo.

¿Pero son sólo lo incompatible y la transferencia negativa los nombres del obstáculo? No.

Otro nombre del obstáculo es el carácter. Podríamos decir que el carácter es aquello del síntoma integrado a la personalidad, que se expresa como conducta.

Aunque respecto a la cuestión, el desarrollo mayor de Freud va a ser en relación con la neurosis obsesiva; muy tempranamente, cuando no toda la idea incompatible inerva el cuerpo en la histeria, sino que se expresa como "talante personal", va a dar cuenta de la misma cuestión.

La conversión se expresa, quiere decir, se presenta como disfunción; el talante se satisface en sí mismo. Es el equilibrio neurótico mismo como obstáculo.

Perturbar ese equilibrio, sintomatizar el carácter, volver egodistónico lo que es egosintónico, hace emerger necesariamente la transferencia negativa.

La desidentificación de los síntomas integrados a la personalidad, los vuelve cuerpos extraños que interrogan al sujeto.

¿Pero este equilibrio a qué responde? ¿Disolviendo los síntomas se concluye la tarea analítica? En los albores, sí.

Pero ya en la etapa media de su elaboración va a responder que, de ese modo, resta la capacidad para formar nuevos síntomas. ¿Entonces?

Entonces las fantasías y de ellas las tres primordiales -las que llenan las lagunas del recuerdo: las filogenéticas– que son tres respuestas que arman un sentido.

Pero de las fantasías, también a una, la que queda por fuera del contenido de las neurosis: Pegan a un niño. El monótono equilibrio fantasmático.

A partir de aquí, el obstáculo ya asume los nombres de: masoquismo primario, necesidad de castigo, reacción terapéutica negativa.

Hay un entrecruzamiento en la dimensión del obstáculo en la dirección de la cura y las distintas elaboraciones que Freud hace en relación con la pregunta y el lugar del obstáculo, que ha sido un lugar fecundo, un lugar de interrogación principal. No se lo desecha, sino que se lo hace comparecer, se lo cita con todo lo que ello implica; incluso –como dice Freud– aunque ese obstáculo pueda hacer caer el conjunto de la teoría elaborada hasta ese momento. Esa hiancia permanente que hay en el psicoanálisis entre teoría y práctica, imposible de suturar, aparece bajo la fórmula del obstáculo. Y del mismo modo se procede en la dirección de la cura, ya que en el curso de un análisis el obstáculo también es el lugar fecundo y marca las diferentes conceptualizaciones de la dirección de la cura en Freud.

Reconocemos en el capitulo 3 de "Mas allá del principio del placer", los tres grandes movimientos que Freud sitúa en el transcurso de su teorización, en lo que hace a la dirección de la cura: 1) El arte de la interpretación, 2) El trabajo sobre las resistencias, 3) El levantamiento de las resistencias estructurales. Y ello coincide con un ordenamiento conceptual y una producción teórica. Podemos ubicar en la primera época: "La interpretación de los sueños", "Psicopatología de la vida cotidiana", "El chiste y su relación con lo inconsciente", los grandes textos de la apertura del inconsciente. La segunda época coincide con los llamados escritos técnicos y las dificultades que se presentan articuladas a la transferencia: "Dinámica de la transferencia", "Puntualizaciones sobre el amor de transferencia", etcétera. Textos en los que se encuentra la posición del analista como lugar del levantamiento de las resistencias. Se ubica el cierre del inconsciente y las vicisitudes de la acción del analista respecto a la pregunta ética sobre ese cierre. Finalmente, el trabajo con las resistencias estructurales que se articula con el cambio del modelo pulsional freudiano, con la nueva teorización de la regulación del aparato psíquico, donde aparecen las resistencias mayores del ello y el superyo.

Freud habla de trauma primero, como acontecimiento. Al darle el estatuto del "para todos" en la neurosis, se pierde como acontecimiento. Luego ubica que en la fantasía no se trata de lo acontecido, sino de la realidad psíquica no histórica; de todos modos, el fantasear nos revela la práctica masturbatoria. A pesar del estatuto de la fantasía como causante del síntoma, el fantasear encubre un goce solitario, autístico y este es el problema del psicoanálisis. Y es el problema en todo análisis, porque lo que está en juego es cómo hacer para que la modalidad de satisfacción del sujeto -que es autística- entre en el campo de la transferencia. Cuál es la maniobra, el acto del analista que lo hace pasar por el narcisismo secundario -inscribiendo al analista en la serie de los objetos de la fantasía- para que se instale la neurosis de transferencia. De este modo, el analista pasa a ser el objeto de esa neocreación. La transferencia analítica implica ya un tratamiento de la modalidad de satisfacción pulsional: es la fórmula misma del amor, en tanto implica la pérdida de satisfacción autistica y el intento del sujeto de ir a buscar ese objeto de la pulsión parcial, vía la transferencia. Pero aquí hay un obstáculo más, ya que toda la libido pasa a los objetos.

II
Construcción y reacción terapéutica negativa son dos términos freudianos. El primero se refiere a un modo de intervención por parte del analista; el segundo, a una de las resistencias mayores respecto del fin de la cura. Ambos tienen antecedentes en el desarrollo de la doctrina.

En el primero, re- elaboración se emplea con el sentido que tiene en el último párrafo de "Recordar, repetir, reelaborar".

La reacción terapéutica negativa aparece en "Los nuevos caminos de la terapia analítica": "Cuando es conmovida la condición de enfermo, el paciente busca reemplazar la satisfacción sintomática perdida a través de alguna situación penosa".

A su vez, los dos términos hallan su lugar preciso en la teoría, a partir del giro de 1920. Es decir, la introducción de la pulsión de muerte y la formalización de la segunda tópica. La construcción marca, en palabras de S. Cottet, la declinación de la interpretación. La reacción terapéutica negativa implica la presencia de un goce no elaborable ni reducible por la interpretación.

La construcción tuvo un doble destino:

  1. Según la referencia freudiana, estos delirios construccionistas quedaron referidos a hallar y comunicar la fantasía latente de cada síntoma, un sentido a develar.
  2. En Lacan corresponde a un que – hacer por parte del analizante, en relación con el fantasma.

La reacción terapéutica negativa también tuvo un doble destino:

  1. Desde Joan Riviene, Fidias Cesio la llamó objeto aletargado, a partir del fracaso yoico de proyectar los instintos de muerte: "Lo malo no pudo separarse de lo bueno y el yo para defenderse de la carga destructiva que contiene ese objeto-bueno-malo, lo paralizó y proyectó intrapsíquicamente, quedando así constituido el objeto aletargado".
  2. La conceptualización de Lacan respecto del superyo, implica la articulación con el masoquismo moral como presencia de la voz del Otro (un Otro completado por la voz) que indica la resistencia misma de la operación analítica, como "engullimiento del sujeto en su goce".

En Freud, la construcción equivale a lo que no se puede recordar y, es más, ocupa el lugar de esa falta. Se trata de llenar la laguna del recuerdo, como recubrimiento de la represión primaria. Es un equivalente de lo que nunca podría retornar como recuerdo.

Para Freud, la reacción terapéutica negativa indica aferrarse al padecimiento, ligado al factor moral, que halla su satisfacción en el sufrimiento; no se quiere renunciar al castigo de padecer, como la posición más ligada a la ventaja de la enfermedad. El beneficio primario del síntoma, por lo tanto, se presenta en la transferencia como reacción terapéutica negativa y resulta el límite de la interpretación.

Hay un sólo lugar en la obra de Freud donde ambos términos aparecen articulados. Precisamente en "Construcciones en psicoanálisis" y de este modo: "Uno de los efectos de la comunicación de la construcción es el empeoramiento de los síntomas, precisamente cuando el sujeto está atravesando un momento de reacción terapéutica negativa".

Cuando la reacción terapéutica negativa ya está instalada, la comunicación de la construcción la refuerza. ¿Cuál es la relación de un término y del otro? ¿Por qué una refuerza a la otra? El partenaire de reacción terapéutica negativa es el analista como personaje extraño que dirige duras y crueles palabras. La construcción intenta llenar, con saber de amo, una falta primaria en el recuerdo.

Recordemos oportunamente que en "Análisis terminable e interminable", Freud llama al analista "sustituto paterno", precisamente, al referirse al tope roca de la castración en la protesta masculina. No deberle al padre la curación y el padre como predicador en el vacío respecto de la femineidad. Y, en el "Esquema del psicoanálisis", el nombre del analista es pedagogo y nuevo superyó.

En "El yo y el ello", Freud articula: reacción terapéutica negativa-necesidad de castigo-superyó. Finalmente, el sentimiento inconsciente de culpa está articulado con un resto de ligadura erótica, en la misma línea que "Totem y Tabú".

Recordemos que: "La necesidad de castigo es una parte del impulso a la destrucción interna que posee el yo, y que utiliza para establecer un vínculo erótico con el superyó". (S. Freud) Pero este obstáculo habla de lo ligado.

Finalmente, el nombre del obstáculo en "Análisis terminable e interminable", va a ser el "fragmento de agresión libre".

¿Qué hacer con esa cantidad irreductible?

La resonancia interpretativa, la construcción que realiza el analizante, el encuentro con la castración estructural, el saber sobre el modo singular de satisfacción alrededor de un objeto de la pulsión parcial: deja un resto. Resto siempre desviado de todo ideal.

Resto que -presentándose como disfuncionamiento- nombra lo irrepetible, lo original de cada sujeto.

En verdad este disfuncionamiento, es un funcionamiento al que llamamos sujeto.

 

Contenidos

Clase 1. Dirección de la cura y lugar del analista, según Freud.

  • Punto I. Pertinencias conceptuales de los tres momentos de la dirección de la cura.
  • Punto II. El lugar del analista.
  • Punto III. La fijación y el lugar del analista.

Clase 2: El trauma en la obra de Freud.

  • Punto I. Introducción.
  • Punto II. Teoría de la Investidura.
  • Punto III. Características del trauma.
  • Punto IV. La angustia traumática y la angustia señal.
  • Punto V. La angustia como fenómeno automático y como señal de socorro.
  • Punto VI. Fijación al trauma.

Clase 3: El psicoanálisis como experiencia ética en la producción conceptual: el padre y lo femenino.

  1. Capítulo Primero.
    • Punto I. La advertencia de Freud.
    • Punto II. De la Energética a la Economía de Goce.
    • Punto III. Sobre el padre. La ausencia de convicción del Padre predicador.
  2. Capítulo Segundo.
    • Punto I. La Acrópolis.
    • Punto II. Lo femenino.
  3. Capítulo Tercero.
    • Punto I. El obstáculo. Planteo de la cuestión.
    • Punto II. El Deseo de Freud.
    • Punto III. Conclusiones.

Clase 4: Pulsión y Reacción terapéutica negativa.

  • Capítulo Primero. Pulsión y necesidad de castigo.
  • Capítulo Segundo. Reacción terapéutica negativa.
  • Punto I. Pulsión y necesidad de castigo.
  • Punto II. El juego del carretel (fort-Da)
  • Punto III. Sueños traumáticos.
  • Punto IV. Repetición y transferencia.
  • Capítulo Tercero. Necesidad de castigo.

Clase 5: Concepción freudiana de los complejos de Edipo y castración.

  • Capítulo Primero. El complejo de Edipo como operador.
  • Punto I. Introducción.
  • Punto II. El operador.
  • Capítulo Segundo. Consideraciones críticas de la concepción freudiana de los complejos de Edipo y castración.

 

Recursos. Más información

 


INSCRIBIRSE AHORA

 
Ingreso Plataforma Educativa
Su e-mail

Su password

ingresar
Recordarme
¿Olvidó su password?




Contactanos en WhatsApp Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter
 
Temas de salud mental - Comunidad Russell - Contenidos - servicios y educacion a distancia - cursos psicoanalisis
Logo de Kilak | Design Studio